Ácido hialurónico y estudios

A pesar de que el acido hialuronico es una sustancia relativamente nueva en cuanto a la existencia de investigaciones, vamos a señalar en este post los estudios más significativos que se han hecho acerca de este componente de la piel que tantos beneficios nos proporciona. Se sigue estudiando mucho acerca de esta sustancia cristalina en la actualidad.

Lo que más llama la atención son los relacionados con el cáncer. Cómo ya os comentábamos en este artículo el ácido hialurónico se ha convertido en objeto de análisis en las investigaciones contra el cáncer gracias a un roedor llamado ratopín rasurado que se posee altas concentraciones de ácido hialurónico (de cadena más larga y grande que el ácido hialurónico presente en los seres humanos) y además es inmune a la formación de tejidos tumorales. El físico alemán Ralf Richter ha señalado incluso que “los estudios acerca del ácido hialurónico podrían ayudarnos a frenar la metástasis”.

Aún queda mucho por investigar y descubrir pero este campo que se ha abierto es muy interesante para estudiar patologías serias y merece prestarle atención. A la larga nos puede servir para comprender como funciona el cáncer y su desarrollo en nuestro cuerpo. Lo que está claro es que tenemos que aunar conocimientos físicos, químicos y biológicos para llegar a comprender como las células se comportan entre sí y se llegan a formar tejidos tumorales.

Ácido hialurónico y artrosis

Otro tipo de investigación se centra en el uso del ácido hialurónico en enfermedades degenerativas como la artrosis o la artritis. El ácido hialurónico es una sustancia imprescindible en las articulaciones y desde los años noventa se está usando como complemento de regeneración en las mismas. El ácido hialurónico ayuda a hacer más llevaderos los impactos que sufren las distintas articulaciones. Lo más importante de este componente es que no solo actúa como fármaco para aliviar las molestias derivadas de la enfermedad, sino que también tiene una función regeneradora en los cartílagos.

artrosis y acido hialuronico

El ácido hialurónico puede ayudar a tratar y evitar la aparición de la artrosis

Las investigaciones llevadas a cabo han demostrado también la baja incidencia de efectos secundarios con los tratamientos a base de ácido hialurónico. Al ser un componente que está presente desde que nacemos en nuestro cuerpo, el cuerpo es capaz de asimilarlo correctamente. Los posibles efectos secundarios son muy pequeños y casi siempre transitorios. Son más comunes en pacientes que han recibido varios ciclos de tratamiento con ácido hialurónico. El ácido hialurónico que posee mejor tolerancia es aquel de bajo peso molecular. A pesar de ello, no hay evidencias suficientes para recomendar este ácido hialurónico sobre otros.

Ácido hialurónico en las manos

Otro estudio interesante es realizado por el doctor Alcolea referente al rejuvenecimiento de manos mediante microinfiltraciones de ácido hialurónico de alta densidad. A pesar que el tratamiento de rejuvenecimiento de manos no es tan popular como el de la zona de la cara o papada también tiene su interés médico. Este estudio fue realizado sobre la base de 29 pacientes y las conclusiones a las que se llegaron fueron muy satisfactorias ya que se demostró que el ácido hialurónico también puede ayudar en esta parte del cuerpo. Las piel de las manos sufre mucho porque está muy expuesta al exterior durante todo el año y su cuidado es fundamental.

A pesar de las limitaciones de algunos estudios (el último, por ejemplo, solo utilizó una muestra de 29 pacientes) podemos prever que el acido hialuronico será objetivo de muchas más investigaciones en el corto-medio plazo. Es un campo que merece la pena ser descubierto y que puede darnos muchas claves para el tratamiento y prevención de muchas enfermedades en un futuro. Te invitamos a que consultes más información de este componente en nuestra página principal de acidohialuronicoya.

Puntúa esta entrada
Share on Google+2Share on Facebook0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0